lunes, 10 de mayo de 2010

...

Ya se que estoy estresado por los exámenes, que la presión es insoportable. También sé que los niños se mueren de hambre, la increible mancha de petróleo en el mar en EEUU, la guerra de Irak, que hay curas que siguen violando a niños y padres que lloran la muerte de hijos en la carretera. Sé que hay asesinatos, dolor, cáncer, sueño y trabajo que hacer para no quedarse sin trabajo. Sé todo eso y mucho más pero hoy, hoy sólo faltan 7 días para que cierren el Albatros, el sitio donde yo conocí el cine de verdad, sin rodeos, sin demasiadas presiones publicitarias, sin palomitas y sin 3D. El cine de verdad, la piel de gallina. El domingo cierran uno de esos sitios que me animaron a hacer lo que estoy haciendo. Y desanima.

Desanima esta ciudad, desanima la gente, desanima la vida. Y cuando un domingo necesite esconderme en un sitio dónde no me vea ni a mí mismo, desanimará no saber adonde ir.

Albatros D.E.P.

2 comentarios:

certezas dijo...

Quedan los Babel. Pero no es lo mismo.

Fènix dijo...

Te m'has adelantat en lo d'escriure una entrada sobre els albatros. El contingut serà el mateix, només canviarà la forma, perquè estem tots d'acord en què el Albatros no deuria morir